De lo que queda pendiente…

Estándar

PicsArt_1437161947700

Algún día regresaré a los lugares
donde besé la gloria,
donde pisé las teclas
del piano del amor
con el descaro que dan los pocos años…
Me arrancaré del alma
las tardes incendiadas
que asolaron los nombres
de muchos de los peatones
que caminaron a mi lado,
y ensayaré tornados
para reinventar el mundo
con la banda sonora
de los veranos sin aliento…
Hay instantes que te sonríen
por la piel orgullosos
y provocadores,
capaces de conseguir
que suba la marea,
hay momentos para volver
a visitar sin complejos,
para que el cuerpo tiemble
y se resbale lentamente entre sus brazos…

Anuncios

Cuando despiertas a la vida…

Estándar

Aquella primavera vestía mi alegría
con poemas deslumbrantes
y me besaba los cabellos
con sus tiernos labios
mientras yo corría
por las calles pavimentadas
de lirios y amapolas
driblando los callejones oscuros
para que no me engulleran…
Cuando despiertas a la vida
eres como un perro vagabundo
olisqueando todas las esquinas
como un triunfo e ignorando
las señales que prohíben el paso…
Cuando el corazón ama a los espejos
nos creemos dioses
en la cima del cielo
convertimos en confeti las palabras
olvidamos nuestro idioma
en otras bocas y el tiempo
es un relámpago de pulso incontrolado…
Aquella primavera se coló en mi aliento
ingrávida y sin historia
tiñó de colores mi geografía
me ofreció libar de su néctar sagrado
y me enseñó a descubrir
sin necesidad de planos
las líneas ardientes de sus manos…

Tú no eres quien yo espero…

Estándar

Tú no eres quien yo espero…como decía Penélope, tú ya no eres aquel, yo ya no soy más que el sueño de lo que fui.
El tiempo es así de traicionero, se enquista en la memoria pero hace surcos en la piel, te da y te quita, te llena los bolsillos de dulces sobresaltos y borra los mensajes en la arena, las dudas ante el espejo y las promesas que se esconden en el viento…De vez en cuando, un pedazo de tu amor se resbala en mis inviernos, no es lo mismo, pero perturba la paz rozando el corazón como una lluvia monótona, de vez en cuando, las noches se hacen irrespirables, me acorralan los versos olvidados bajo la cama, dejándome desnuda de argumentos, de vez en cuando, desembarcan los recuerdos en manada y les sonrío, con los ojos llenos de ayer, pero, como decía Penélope, tú no eres quien yo espero…

pl

Mirame, soy tu amor, regresé…
le sonrió con los ojos llenitos de amor,
no era así su cara ni su piel
tú no eres quien yo espero…

Aunque el tiempo sea otro…

Estándar

016

Pasarán los años y aunque el tiempo sea otro
y nos regale un universo multicolor,
aunque besemos nuevos puntos cardinales
y la piel apague su tersura
entre otros brazos,
aunque no encontremos el agua de mayo
y nos perdamos por buscar demasiado,
yo escribiré tu nombre
en el vaho de cualquier espejo…
Sobreviviremos al obstinado embate
de las noches que juran el regreso
al jardín de antorchas y frutas
que resisten las heladas,
dejaremos que se derrumbe el recuerdo
aunque sea por un momento,
gastaremos las propinas
que nos traigan los veranos,
brindaremos con las lunas generosas
que disparan el termómetro y yo,
escribiré tu nombre
en el vaho de cualquier espejo…
Venceremos revoluciones
y disculparemos adicciones
dejaremos que la vida
nos arda en las costillas,
levantaremos los pies del freno,
arrancaremos las penas y los miedos,
tropezaremos con los pecados
que andan sueltos
a merced del viento y yo,
escribiré tu nombre
en el vaho de cualquier espejo…

Primavera en la piel…

Estándar

image

Tras el duro invierno
la piel se recicla,
sueña con estrellas tiernas
y cometas errantes,
con el vuelo sedoso
de mariposas que van hilando
las sábanas blancas,
con los brotes de los cerezos
que perfuman los sentimientos…
Se ha vuelto agua
la nieve en la garganta,
corre río abajo
y suspira el deshielo
en los pulmones
anulando los ecos afilados
del último portazo…
Alguien me dijo
que la primavera
es como un parpadeo,
un flechazo que oxigena
la cintura en el momento oportuno,
el atajo que cosquillea el alma
y eclipsa las nubes que amenazan…
Tras el duro invierno
la vida cambia de nombre
mientras mordisquea golosa
el horizonte,
me enseña a soplar las velas
con convicción y a agarrarme
al sol para que no pase de largo…

Detrás del cristal está la ausencia…

Estándar

image

El dolor es como un lobo hambriento,
agazapado enseña los dientes
y se relame mientras
afila sus garras…
Destrozó las cartas de amor
que calentaban mis huesos
como mullidas mantas,
y ahora duermo como no debo,
con la piel astillada
y un viento de barricadas
latiendo en el pecho…
Hay ausencias que te miran
en silencio desde el fondo
del espejo engañando al corazón,
deshaciéndose entre los dedos
como un inútil empeño
cuando intentas tocarlas
y marcando las horas
de este triste bolero
que echa de menos la tibieza
de otro cuerpo y el suave perfume
de sus antiguos versos…