Archivo de la categoría: Uncategorized

Sigo el camino…

Estándar


Soy la colección de sueños que me avalan,
el corazón que grita sobre las cornisas,
el jinete que descabalga
en un alarde de valentía…
Sigo el camino aunque me lleve la contraria,
las novedades me desgastan la piel,
la vida con sus destellos de feria
desordena mi estribillo,
la poesía me alimenta la sangre mientras
le bailo a la luna para sacarle una sonrisa creciente…
Me imagino formando parte del viento,
orbitando alrededor de los amores
que me han enseñado los más bellos secretos,
que me han tarareado las verdades que hacen fuerte,
que me han dulcificado las mentiras a bocajarro
que a veces necesitamos como un as en cada manga…

Anuncios

Nunca dejes de buscarme…

Estándar


Nunca dejes de buscarme,
cuando caiga la tarde,
cuando amanezcan los recuerdos
erizados sin pudor,
cuando las horas
te aprieten el cuello
con manos torpes,
cuando el corazón esté saturado
de costumbres sostenidas…
Nunca dejes de buscarme
como un acto reflejo,
cuando se vaya la luz y
se acabe la batería,
cuando haya un cambio de planes…
Nunca dejes de buscarme
cuando sientas el filo de la niebla,
cuando goteen los sueños,
cuando los versos llamen a tu puerta
cuando quieras encontrarme…

Ella…

Estándar


Esa mujer
proyectaba el sol con la mirada,
originaba una revolución
con sus tacones,
regalaba jardines de palabras luminosas,
podía ser paz,
podía ser brasa,
podía ser pócima,
podía ser lago,
podía a ser mar encrespado …
Valiente
nos enseñó a no rendirnos,
a perseguir verbenas
cuando todo parecía perdido,
a espantar las libélulas del miedo,
a afilar los dientes
ante la mediocridad…
En la hora de la despedida
me siento agradecida por el trayecto
que compartimos,
por las confesiones haciendo balance,
por el primer café
y por el penúltimo esfuerzo…

¿A qué huelen los mitos?

Estándar

“Solo dos gotas de Chanel Nº 5.” …Eso fue lo que la actriz respondió en 1954 a un reportero que le preguntó que usaba para ir a dormir. Así entró en la leyenda el perfume creado por Mademoiselle Gabrielle Coco Chanel en 1921, con la ayuda del ex-perfumista Ernest Beaux…

Marilyn_Monroe_196206_Vogue_95-1a

Siempre me ha fascinado el poder del perfume.Un aroma puede evocar una llegada o una partida,una fantasía,un cielo despejado,exóticos lugares,misterios tentadores, abalorios de cristales de colores,amores cimbreados suavemente por la brisa,sedas sinuosas,la belleza de las rosas,las lilas,los lirios temblorosos, orquídeas irresistibles,el rumor de jardines turgentes,el ámbar voluptuoso,almizcle aterciopelado, maderas cálidas que te ofrecen un verano como fruto…

Yo quisiera en mi mismo confundirte,
confundirte en mi mismo y entrañarte;
yo quisiera en perfume convertirte,
¡convertirte en perfume y aspirarte!

Pura ilusión…

Estándar

Baila desnuda por toda la casa, sensual y sinuosa se deja robar la sonrisa por el espejo, la piel marcada pero no vencida, que las cicatrices son experiencia y sabiduría, el diario abierto de quien sigue viva. Se disfruta lamiendo las notas que le salen de dentro, es pura ilusión, rabiosamente azul y deslumbrante, savia caliente que la habita liberada de ataduras y calendarios, cuerpo de mujer madura que no siente nostalgia por la juventud perdida…

Postdata…

Estándar

Aquella mañana se olía el otoño en las paredes de la calle, y sin embargo, para mí, el verano estaba detrás de la ventana. Recuerdo la primera vez que vi asomada su sonrisa, mientras regaba las plantas ajeno al espectáculo que para mi protagonizaba, una coreografía, la de sus manos, que me erizaba el tiempo…
Postdata: quiero un jardín tatuado en la espalda para que él lo llene de mariposas hambrientas…

La mujer oleaje…

Estándar

Esa mujer que rompe en la playa como si fuera música,
esa mujer de espuma acogedora y de pisadas sonoras,
esa mujer con razones suficientes para subir la marea,
que desprende una brisa salina cuando baila
y cuando se desnuda, ilumina la arena y las retinas…
Esa mujer mira con el corazón y juega a pervertir
con las gafas de sol,
lame sus antiguas cicatrices sin hundirse,
colecciona sueños entre los pechos
jurándoles fidelidad,
firma la paz en su vientre
y regala caracolas…
Esa mujer no anochece,
es más bien un amanecer caliente, un despertar
cuando vierte su pelo sobre la espalda
deshaciendo peligros y sinsabores…