Archivos Mensuales: noviembre 2014

Corazones nómadas…

Estándar

mki

Corazones ambulantes que van cambiando de playa
cuando baja la marea,
manos efímeras, sin patria y sin bandera,
buscadores del esquivo sol de diciembre,
desertores de batallas
que corren cuando suenan las sirenas,
nómadas de cuerpo y alma
que mojan sus vidas
con sonrisas hechiceras,
que flirtean siempre a su manera,
que no repasan sus amores pendientes,
y suben las escaleras impacientes…

Corazones que se acercan demasiado rápido
y se alejan precipitadamente,
que condensan el principio y el final
en un espacio inacabado,
que dejan un rastro acristalado sobre el asfalto,
que sienten la eternidad alimentándoles el estómago,
que son un éxodo permanente,
una retirada a tiempo,
un cometa errante,
un desnudo sin condiciones,
un presente absoluto y sin conclusiones…

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Estándar

IMG_20141114_155629

«Acojo con beneplácito el coro de voces que piden que se ponga fin a la violencia que afecta a alrededor de una de cada tres mujeres a lo largo de su vida. Aplaudo a los dirigentes que están ayudando a promulgar leyes y a hacerlas cumplir, y a cambiar mentalidades. Rindo homenaje, además, a todos los héroes en el mundo que ayudan a las víctimas a sanar y a convertirse en agentes de cambio.»

Mensaje del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon,
en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

“Soñar no es esperar” Unamuno

Estándar

SONY DSC

Mientras deambulo por las calles sorteando los charcos que el último aguacero ha sembrado aquí y allá, una tarde cualquiera de un mes impreciso, llevando como siempre en los bolsillos un poema, en la boca la pasión infinita alimentándome la sonrisa y en el alma bailándome la banda sonora de los amores que me enseñaron a salir ilesa de las emboscadas, le digo adiós a la tos de hojalata de algunas aceras, a las esquinas herrumbrosas, a los cubos de basura que despiden alaridos frente a las fachadas, a los pájaros sin trino, a las jaulas de cristal y al vaho de los espejos para adentrarme en mí misma, en mi voz y en mi ronquera, para enamorarme de mi sombra y de mi aroma, para apreciar mi locura, mi mareo y mi deseo, para dejar que se dilaten mis huesos y mis venas, que se vuelvan mis ojos más luminosos, para beberme el vino de la vida y sentir cómo cambio de color en cada sorbo, cómo se inundan mis entrañas del calor secreto de mis sueños…

SONY DSC

Fotografías antes y después de F J M

Destino: enseñarle de nuevo a amar…

Estándar

image

Este corazón está perezoso
tengo que enseñarle de nuevo
a caminar,
quiero que corra, que galope,
mejor aún que vuele
sin mirar atrás…

Este corazón hoy tartamudea
tiene que aprender de nuevo
a recitar con habilidad,
a gritar indiscreto y
sin titubear…

Este corazón respira somnoliento,
sostiene sus paredes sin seguridad,
tengo que enseñarle a desafiar
las leyes de la gravedad,
a arañar la bóveda
de la eternidad…

Este corazón llueve por las noches
tiene que aprender a diferenciar,
a escurrir las nubes de las despedidas,
a aplastar las sombras,
a esquivar las brumas,
a brillar más dulce,
a relampaguear en la oscuridad…

Fotografía F J M

«Siendo lo que fuimos hemos llegado a ser lo que somos»

Estándar

image

Somos lo que somos
por todo lo vivido,
por lo que hemos gozado
y lo que hemos sufrido
Si sumamos, avanzamos,
si restamos, el dolor
se empotra en el estómago,
si amamos, florecemos
y detenemos la eternidad
entre los labios…

Nos asomamos al balcón
de los sueños con tibieza
y embotellamos el dulce perfume
de los recuerdos amados…

Siempre habrá palabras
sagradas cinceladas
en el alma formando
versos perfectamente
dibujados, dorados latidos
que suavizan la fiebre
y alejan la humedad
de las manos..

Somos lo que somos
por las raíces encendidas
que brotan desde la carne,
por los caminos de arena
donde hundimos nuestras
pisadas, por los instantes
sin reloj y las estaciones
de tren donde descansamos…

Siempre llegan regalos
que consuelan las tristezas,
y tambores que convocan
a los buenos augurios,
siempre la sorpresa
se nos echa por encima
con descaro y siempre desordenamos
nuestros puntos débiles
para que no nos hagan daño…