Archivos Mensuales: julio 2014

Ebria de espuma…

Estándar

unnamed

Después de luchar
contra el acantilado,
te entrego mis armas
llenas de pecados…
Vengo ebria de espuma,
desnuda mi alma
y sus espinas,
arranca de mi piel
la desmesura
de este amor
que germina
entre sus poros…
Desbroza su espesura
rama a rama,
contempla su bravura,
convierte en gelatina
las costuras y
acállame las dudas…

Solo…

Estándar

capture-20140723-111704

Tengo la boca llena de victorias,
bajo la lengua mil cicatrices
y sobre los labios un océano de preguntas…

Solo quien escala
sabe de montañas,
y quien despega
atraviesa el cielo
solo quien ama
sabe de pasiones,
solo quien se empapa
germina,
quien navega
descubre las orillas,
solo quien se agrieta
resucita……

Broto como un niño del vientre materno
muchas madrugadas,
bajo a los infiernos,
sigo confundida,
juego con los lobos,
persigo mariposas
por arte de magia,
lleno mis pulmones
con el horizonte,
me expando como la calima,
crepito y refuljo
como un cohete,
acomodo los sueños
entre mis cabellos,
cambio de color
y recojo las propinas
que me regala la vida…

¿Quién escogió a quién?

Estándar

map

Creo que te soñé,
fue como distinguir un punto de luz en una nebulosa,
un resto de calor entre la niebla más espesa,
fue como desplegarme en la eternidad,
como conquistar la paz,
como aprender a sumar,
siempre a más, siempre a más…

Pero cuando despertaba el día,
todo era un estorbo,
porque se extinguía
hasta el último hilo de esa costura abierta,
porque las palabras chocaban entre las vértebras,
y el vértigo me dejaba cada vez más huérfana,
cada vez más rota…

Creo que te soñé,
cuando puse en huelga mi resistencia,
cuando respondí a las señales con el alma expuesta,
cuando aborté los dardos envenenados
que pretendían hacerme daño
y ensombrecer el color
que llamaba a mi puerta…

Yo soy inmigrante…

Estándar

image

La huída más dramática, escapar hacia un sueño que se puede convertir en pesadilla…Africa sigue escupiendo sangre desde sus costas, el mar se traga miles de ilusiones mientras familias enteras venden todo lo que poseen para pagar el viaje, con la convicción de que los que se marchan volverán con dinero y les sacarán de la pobeza…¿Merece la pena y sobre todo merece la vida la búsqueda de un Dorado que ya no brilla?
“La embarcación se lanzó al Estrecho acompañada de otra con un centenar de inmigrantes a bordo. La mar se encrespó y la otra patera caló el motor. Lloraban y gritaban. Nosotros les dábamos ánimo, pero el mar estaba muy mal. En un abrir y cerrar de ojos, una ola volcó la patera averiada y, tras unos segundos de gritos de pánico, llegó el silencio total.”

La mirada curiosa…

Estándar

ñoes

La mirada curiosa
viaja,
se suelta de la mano,
no se aferra,
conoce infinitos caracteres,
desnuda a la vida
contemplando temblorosa
sus contornos sinuosos…

La mirada curiosa
es aliento de olas,
bola de fuego,
nube imparable,
explosión de deseos,
néctar con sabor
a adrenalina…

La mirada curiosa
se pierde por los cinco continentes
soñando secretos
metafóricos,
libera los sentidos,
expande el antojo
vorazmente,
desafía los riesgos,
ablanda las durezas
nadando en la abundancia
del mar de las respuestas…

Como la arena vienes…

Estándar

lor

Vienes,
como la arena vienes
y deletreas brasas
rebeldes
sobre mi vientre,
evocando el deseo,
interpretándolo en mi memoria…

Vienes,
como el verano vienes
y mi sonrisa
se desviste y te regala
viejas promesas,
lugares indecentes
ventajas imprudentes…

Vienes y tus manos se hunden
con gesto amante
como una simiente,
me susurras
la vida entera
en las caderas
y como arena densa y urgente,
en mí te pierdes…

desdelabismo

Vienes a mí, te acercas y te anuncias
con tan leve rumor, que mi reposo
no turbas, y es un canto milagroso
cada una de las frases que pronuncias.

Vienes a mí, no tiemblas, no vacilas,
y hay al mirarnos atracción tan fuerte,
que lo olvidamos todo, vida y muerte,
suspensos en la luz de tus pupilas.

Y mi vida penetras y te siento
tan cerca de mi propio pensamiento
y hay en la posesión tan honda calma,

que interrogo al misterio en que me abismo
si somos dos reflejos de un ser mismo,
la doble encarnación de una sola alma.

Enrique Gonzalez Martinez