Archivos Mensuales: mayo 2014

Hay veces que brota del cuerpo otra dimensión…

Estándar

184846_457435007652574_231004889_n

A veces, el sol brilla fugaz en la oscuridad y tú te lanzas al abordaje del pecado original, luciendo con orgullo los tatuajes sin camuflar, resistiendo el zarandeo de las acometidas del viento y silbando la oportunidad de poder pedirle un rescate a la vida…a veces, emerge de tu piel una voraz curiosidad que se abre paso entre las sombras para llevarte a robarle el calor a las palabras, el mapa a las estrellas y el andén a un destino demasiado caprichoso…hay veces que brota del cuerpo otra dimensión, eclipsándose el misterio que envuelve al tiempo, el cuándo es cuanto antes, ahora, ya, en este instante y te encuentras, a solo un palmo de los ojos, con tu reflejo incisivo y transgresor besándote el alma sin pudor…

Fotografía Color Your Life

Anuncios

Te digo adiós…

Estándar

capture-20140521-113905

Recuerdo aquel dolor
prendido al corazón
con alfileres blancos,
la voz llevándome la contraria,
la última taza de café mirándome incómoda
mientras flotaba por la casa
el ácido olor de la despedida…

Los amores imposibles deberían aguantar
al menos el invierno,
permanecer contigo hasta que acabe el frío,
sujetarte a su baile de peonza
y devolver lo prestado
cualquier tarde de Mayo
dejando que la primavera con una leve sonrisa
apague las deudas y los sinsabores…

Los amores desgastados deberían darte la absolución
sin pedir una confesión,
desvelar a la noche cuando ya sea de día,
apurar los posos que cubren las heridas,
llevarse sus zapatillas con dignidad
y dejar que el proceso de sobrevivir
sacuda la arena de su partida…

“Nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa”

Estándar

qo

El amor puede aparecer en cualquier lugar, tienes que saber mirar, en la ventana, en la azotea, detrás de una puerta, en alguna esquina te lo puedes tropezar, una tarde de lluvia, bajo un paraguas, un día de sol radiante, tras una copa de helado, junto a una taza de café humeante, en medio de una turbulencia, en un silbido de viento, subiendo la escalera o bajando en ascensor, puede llegar lanzando aullidos, voraz, con la boca húmeda, con la piel sedienta, puede asaltarte como un pálpito tras las pestañas o reconstruyendo alguna vieja promesa, puede derramarse como polen por el asfalto o hacer crujir los cristales de un escaparate, sea como sea, venga por donde venga, debe encontrarte con la sonrisa puesta…

“Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa”
―Gabriel García Márquez

Es ahí donde quiero estar…

Estándar

capture-20140512-121432

Encontrar ese lugar
que sea tu lugar,
del que salgas
para querer siempre regresar,
para beber de sus fuentes
que manan más allá de las adversidades,
para reverdecer con sus razones hábiles,
con su clima templado,
con su túnica solidaria,
con sus abrazos mullidos
y sus besos envolventes…

Retener en el alma
ese lugar que te salva
donde solo grita la verdad
y los errores no pesan,
un territorio sembrado
de nenúfares que laten
instantes serenos,
de aromas a leche materna,
a lluvia pasajera,
a sobres sin sello,
a pluma mojada en el tintero…

Ese lugar
al margen de cualquier lugar,
sempiterno,
apacible,
de sonrisa brillante,
de palabras de miel,
de playa sin nombre,
de rayos de sol recién levantados
chorreando a tu lado…

Una luz diferente…

Estándar

398367_540256739322785_689595717_n

Que esta primavera sea fuente de inspiración,
una brisa que desde el balcón,
le diga adiós a las esquinas sin rencor,
que sea una convulsión para acallar a las manecillas del reloj,
a las líneas escritas y al sudor que imprudente,
despierta al sueño evocando otras noches,
otras manos, otros besos que aún duelen…

Que esta primavera me regale los trazos que me faltan,
un escenario amplio y complaciente
donde mi piel se recree luminosa,
que me llueva en el pelo la locura oportuna
de un viaje de ida, de una página abierta,
que derrame ante mi puerta su aroma, su sonrisa blanca
y levante para mí un castillo en el aire,
suspendido victorioso, cauteloso e insobornable…

Que esta primavera me quiera más
de lo que me pueda imaginar,
que se vierta por mi pecho como un verso nocturno,
dé a luz atardeceres alados
con soplos calientes y aguas dulces
que desubiquen los reproches,
mientras se aprieta a mi alma
como cuando se ama por primera vez…

La piel amada…

Estándar

hye

La piel amada es el edén
donde termina feliz la semana,
es el despliegue del sol
besándome el alma,
es un narciso erguido y orgulloso,
es una nube mullida y clara…

La piel amada es Eva y su manzana,
la tentación roja de una acuarela,
la pasión lenta y gloriosa
que me lame el corazón,
el oleaje espumoso que rompe los cristales,
el paisaje por el que dejo de ser cobarde…

La piel amada aproxima los cometas a mi ventana,
me recibe convulsa bajo las sábanas
deshaciendo el dolor de las horas cansadas,
focaliza mis prioridades
con el sabor de su reposo acogedor,
con su mensaje protector,
con el perímetro de su sudor dulce y suave
cuando se duerme apretada a mi costado…

Me asomo al sol…

Estándar

1005580_553167864745954_954496702_n
Me asomo al sol deslumbrada, desnuda y perpleja, entonces me mira y me cede las bridas de mi propia vida, me insiste para que no me resigne, me erizo nerviosa, le explico que todavía quiero lo que nunca tuve, lo que no pude tener, lo que me negó el destino, lo que se fue sin avisar, lo que no llegó, lo que me tentó y no fue a más, los rosales que sembré y no coseché, todo lo que se acabó justo antes de empezar…me siento segura con su voz latiendo en mi espalda, empujándome suavemente cuando extiende ante mí la alfombra de las oportunidades, para que pise de frente, sin miedo, volcándome en el balcón de los buenos momentos, con una actitud hábil y brillante, jugando mis cartas nuevamente, arrinconando los incómodos vértices, las citas pendientes, las causas perdidas y los desaires mordientes…y casi sin darme cuenta, hay un breve triunfo que me sabe a gloria, una cópula lenta entre el ayer y el mañana que estimula mis deseos y sazona mis pasiones, una mecha que se hace mi aliada mientras resplandece el bosque de mi alma con una armonía delicada, un batir de alas que me lleva a abandonar el barco y emprender la ruta de las estrellas nacientes…