Archivos Mensuales: febrero 2014

Detrás de ti…

Estándar

Detrás de tus palabras
siempre viene el viento
embistiendo disuelto,
aturdiendo el lago
de mis sentimientos…

Detrás de tu tiempo
hay un trapecio
de esquinas mordientes,
de ángulos inflamables
y hambrientos…

Detrás de ti,
hay un túnel de metro,
una estación abandonada,
un solitario asiento,
un reloj que no avanza,
porque le teme al silencio…

Detrás de ti
la piel ya no es un verso,
el abismo se ensancha,
se retraen los miembros
y el ocaso se instala
en el centro del pecho…

Anuncios

Soñar…

Estándar

son_ar_Collage

Soñar es fluir y cabalgar al mismo tiempo,
soñar es olvidar la compostura,
soñar es contar grano a grano la arena de la playa,
soñar es perder el aliento en tu batalla…

Soñar es acariciar las olas encrespadas,
soñar es una fruta con sabor a marejada,
soñar es un orgasmo, una respiración acelerada,
soñar es la espiral de magia que no acaba…

Soñar es la memoria bailando desbocada,
soñar es un escote, un vientre destapado,
soñar es el placer sin censura en las alturas,
soñar es clavar las rodillas en la luna…

Soñar es el beso insaciable que trastorna,
soñar es la sonrisa nómada que enamora,
soñar es la piel luminosa que relumbra,
soñar es la médula espinal de nuestra vida…

locos…

Estándar

929

… porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo el mundo suelta un “¡Ahhh!”…

Locos porque no se se avergüenzan de sus motivos,
porque le cantan coplas a la luna,
porque siempre están en recorrido,
porque se dejan tentar por el buen vino,
porque les chorrea el mar por el ombligo…

Locos de atar que tienen por mundo un bazar,
que se mueven inquietos en las butacas,
que se pierden en páginas secretas,
que se sacuden las sombras como migajas,
que llevan alas en las maletas…

Locos con un puerto disponible,
con las calles abiertas,
con sus errores perfectos,
con sus historias robadas,
con sus aullidos nocturnos,
con sus miedos sin analgesia…

Cálidamente cálido…

Estándar

IMG-20131010-WA0003

Cálido como el deseo,
cálido como los párpados en reposo,
cálido como un beso cristalino,
cálido como el dulce embeleso,
cálido como un suspiro, como un gemido…

Cálido como el incienso prendido,
cálido como el sueño arropado,
cálido como unos pómulos azorados,
cálido como un refugio sereno,
cálido como el roce de las prendas delicadas…

Cálido era su cerca y su alrededor,
cálida su distancia y su tentación,
cálida su sangre fría,
cálido su texto y su contexto,
cálida su arena y su playa,
cálido su pelo y cálida su voz…

Cálido era su cuerpo, era su amor,
cálido era su pecho y su corazón,
cálido su temblor y su sabor,
cálida su modorra y su pasión,
cálido era hasta su dolor…

Fotografía F J M

Un enigma…

Estándar

capture-20140216-124708

Las ideas están ahí, a punto de explotar, de pronto, un simple soplo y se rompen en cascada, dan a luz un sentimiento, un acierto, una torpeza, un compendio de palabras más o menos lúcidas, un espejo o tan solo un reflejo, un comprendo o un no entiendo, un títere sin cabeza, un asomo o una sima, una brisa, un tsunami, una meta o un cometa, un desierto despoblado, un vergel enamorado, una puerta o un cerrojo, una cáscara o un fruto, un horizonte, un ocaso, una búsqueda inquieta, una respuesta cobarde o una pregunta valiente, una tarde mojada o una noche despierta…así es escribir, un enigma que engendra batidas de ida y vuelta, inciertas, caprichosas, viscerales, carnales, abiertas…

Afortunada…

Estándar

1383978_219285374914339_1544161365_n

Me pregunto en qué trasnochado segundo
decidí vivir así, sin más,
dejando fluir plácidamente
las aguas condensadas del tiempo,
desobediente, pertinaz y perseverante,
germinada a la intemperie,
codiciosa del sustento que mantiene al universo…

Imagino que primero fue el alma
la que intrépida saltó por la ventana
tras los indicios que brillaban
más allá de las palabras,
dejando atrás las sentencias ancladas
que buscaban resolver el mecanismo de las bisagras…

Y me encontré frente al espejo de la luna
sin temor a los fantasmas,
herida de amor por el beso
de una perspectiva abstracta a la que me acercaba
a carne abierta, desabrochada,
reciclada, tierna y salvaje,
luminosa y exacta,
hambrienta de recompensa,
como nunca y como nadie,
afortunada…

Ilustración Cristina Palestini