Archivos Mensuales: mayo 2013

que seas amor en mi memoria…

Estándar

531558_579487345396340_1228302101_n

Anda
dime lo que sientes
no temas si me mata
que yo solo entiendo tus labios como espadas
y ven a mis brazos
dejemos los datos
seamos un cuerpo enamorado…Aute

Que no sea Noviembre un mes difunto
ni Abril un aguacero
que tu pecho sea una llama crepitante
y tu piel aliento postulante
que delante de mis ojos
imagines el horizonte
que te rindas conmigo al abandono
y desnudes mi aire y mis combates
que seamos un verano interminable…

Anuncios

Sin el animal que habita dentro de nosotros, somos ángeles castrados… H Hesse

Estándar

el angel caído

Hay un sueño recurrente que me acaricia leve y tímidamente, que se asoma a mis noches sin recelo, que se posa desnudo entre las sábanas sinuosamente, queriendo morderme la boca, amarme la piel y robarme los daños que arañan mi conciencia para convertirlos en astillas y quemar los restos en la pira del ayer…hay un sueño escondido en mi garganta que quiere volar y alcanzar las estrellas, llevarme a su lado para despertar a la luna, para coronarme sin espinas, para llenarme de universo y hacerme suya…hay un sueño que ha madurado al sol de la vida, que me ha sido fiel a pesar de mis desaires, de llorarle de lejos cuando más lo extrañaba, de cerrarle los ojos cuando me hablaba, de tocar a su puerta cuando lo necesitaba…

Imagen Luis Royo
Mi agradecimiento a Ángel Carneiro por descubrírmelo

solo a veces…

Estándar

1203_595352897157958_325942048_n

A veces, solo a veces, se me escapaba la vida por la comisura de los labios, me mecía transparente en la cadencia del tiempo mientras la veía escabullirse inclemente, dejándome desamparada, mirándole la espalda, oliendo sus pasos cuando se alejaba…solo a veces, cuando me era infiel, cuando el sabor de sus besos era agua pasada, cuando su resplandor se apagaba y no me cegaba, cuando su sombra dorada ya no me cobijaba, yo me quedaba en silencio, sin espacio y sin sueños, sin cielo y sin suelo, sin barco y sin puerto, con el miedo pegado a la piel por si me olvidaba y no regresaba, por si no quería volver…

sabor a sal…

Estándar

62415_512044438858297_2078497003_n

Un día nos encontraremos y liberaremos la mordaza que silencia todo lo que fuimos, la que acalla las palabras cargadas de motivos que amanecieron en nuestros ojos dormidos…un día, recogeremos los pedazos resquebrajados de nuestra despedida, los que cayeron en la orilla de las vías del tren de nuestras partidas…ese día, desvestiremos los recuerdos y las razones, para cruzar la calle sin amargura y rescatar los instantes afables que dilataron febrilmente nuestros sentidos, las miradas bañadas de impaciencia, las caricias agitadas, las noches despiertas, las madrugadas sedientas…y podremos ser cómplices del olvido y esquivar tan solo las sombras que oscurecieron el espacio que compartimos…

Queda, que poco queda,
en nuestro amor,
apenas queda nada,
apenas ni palabras, queda…

Queda solo el silencio,
que hace estallar,
la noche fría y larga,
la noche que no acaba,
solo eso queda…

A veces me dejo llevar por las más extrañas ideas aparcando las más razonables…

Estándar

321028_463920520336386_594028114_n

Es un hábito pintarme una sonrisa ante el espejo por las mañanas, peinar mi conciencia, abrir la ventana ante el cercano verano y planear un día perfecto, aunque la intención se disuelva con el primer café y se borre después…es un hábito prometerle al futuro aprender de mis errores con propósito de enmienda, aunque naufraguen siempre en el convulso universo del olvido, tanto el propósito como la enmienda, jurarle indulgencia a los reproches, acotar los miedos y esconder los temores, a pesar de saber donde se encuentra la llave que abre la puerta de los sinsabores…es un hábito recordar los poemas que me llaman, aunque no se escribieran en mi nombre, derramar por mi piel la primavera, aunque sea esquiva y traicionera, desear detener el tiempo, aunque la urgencia se me escurra entre los dedos, buscar el paraíso en la tibieza de la cama aunque el frío se cale entre las sábanas…es un hábito desafiar al mundo sin complejos, aunque me abrume su mirada descarada, bendecir mis pasos, aunque los tropiezos me roben el aliento, ahogarme en caricias que me dejan el alma descarnada, arder en deseos y beberme luego la resaca salada…