Archivos Mensuales: marzo 2013

recuérda-lo…

Estándar

3674_521873894530685_1241484080_n

Recuerda que estuve tan cerca que sitié tu alma, que agonicé en tu insolencia y mastiqué despacio las convicciones que te sustentan…recuerda que caminaba sedienta persiguiendo tu sombra, obnubilada por la tibieza de sus contornos, respirando el tiempo que te robaba, disfrazando de intenciones las vanas promesas y esperando siempre con coraje la salida del sol tras tu tormenta…recuerda que me quemaba en la hoguera antes de prenderla, que me saltaba el guión para alcanzar tus sueños, que conquistaba ciudades para entregarte las llaves, que te ofrecí los días para abrigar tu frío y fui la melodía de tu silencio, un acorde pausado, la nota afinada de tu desconcierto…

“Cada vez que un hombre /me abandona/me vuelvo más hermosa.// Más hermosa…” Maram Al-Masri

Anuncios

nadie debería morir…

Estándar

030

Para mí la muerte es un escándalo. Es el gran escándalo. Es el verdadero escándalo. Yo creo que no deberíamos morir…Cortázar

Nadie debería morir es el título de un precioso libro que me ata a mis raíces…por alguna razón, hay cosas que se cargan de sentimientos, que se quedan ancladas en el tiempo y su aroma rememora cálidos momentos que pueblan la existencia con ecos puros y transparentes que van más allá de las palabras…es una cuestión de piel, de oler a lustre de zapatos un domingo cualquiera, de saborear un té azucarado, de abrazar un cuerpo mojado entre toallas almidonadas…es perderse en verdades piadosas que no buscan las sombras, oír el gorgoteo del puchero, agarrarse a unas manos para remontar las derrotas, descalzarse y ponerse el pijama, meterse en una tibia cama, cerrar las ventanas y mientras la modorra estornuda en su vuelo recurrente, aunque llueva fuera, saber que allí dentro está resguardada tu alma para dormir suavemente…

Uno vuelve siempre
a los viejos sitios
donde amo la vida
y entonces comprende
como estan de ausentes
las cosas queridas…MERCEDES SOSA

a mi papi…

¿Café?…

Estándar

540475_497295286999879_750897657_n

¿Café?…le ofrecí
…o prefieres un té?
Café
¿Con leche?…¿solo?
Contigo, solo con…tigo
…y así comenzó nuestro amanecer

Y cuando asomas
suenan todos los ríos
de mi cuerpo, sacuden
el cielo las campanas,
y un himno llena el mundo.

Solo tú y yo,
solo tú y yo, amor mío,
lo escuchamos…Neruda

me exilio…

Estándar

599820_521150667936341_1679814763_n

Cuando la tarde daba giros sobre su propio eje, mi cabeza giraba con ella, confusa y albergando todas las dudas…cuando los fuegos fatuos lubricaban mi pecho, en medio del caos y del desorden, yo me adentraba en el limbo del colchón clandestino de tu consuelo, hambrienta de noche como un lobo en celo, resurgiendo indemne de mis propios miedos, inventariando tu boca, tu piel, tu cuello, tus palabras proscritas, tu amor encubierto…mientras fuera rugía un vértigo depravado, yo cruzaba el espejo para precipitarme a quemarropa en el blanco espacio de tu aliento, de su caliente refugio, para escapar una y mil veces del invierno, del solitario desvelo, para sucumbir al arcoíris que aventuraban tus versos, para enredarme en la raíces profundas del racimo de tus besos…

Vivir sin tus caricias es mucho desamparo;
vivir sin tus palabras es mucha soledad;
vivir sin tu amoroso mirar, ingenuo y claro,
es mucha oscuridad… Amado Nervo

no me dejo vencer…

Estándar

537038_161088104043411_360902343_n

Si camino pintando con letras doradas cada paso, si a medida que avanzo me asaltan desafíos enloquecidos y aspiro con vehemencia su aroma a esencia desconocida, a sábanas nuevas, a un amor clandestino…si me bebo a sorbos intensos el néctar escondido entre pasiones florecidas, si enciendo las noches azules adormiladas en mis retinas, si me baño desnuda en el mar abrazada por un cielo estrellado que acaricia mi piel erizándola y haciéndome sentir una mujer renacida…si me emociono, si me ilusiono, si me hielo, si ardo, si me diluyo, si no llego porque estoy siempre llegando, si todo es nada y nada lo puede ser casi todo, si empiezo y no acabo, es que escribo el guión de mis sueños, es que trazo mi rumbo, es que vibro, es que siento, es que me despliego sin miedo con el cuerpo en celo y el alma lamiendo la vida…

Iré, cuando la tarde cante, azul, en verano,
herido por el trigo, a pisar la pradera;
soñador, sentiré su frescor en mis plantas
y dejaré que el viento me bañe la cabeza…
A Rimbaud