Archivos Mensuales: abril 2012

Uno aprende a vivir cada día…

Estándar

En el mapa de la piel quedan grabadas a fuego las cicatrices que dejaron los destierros, al traspasar las fronteras de lo fértil, al perder el norte y quedar enredada en las borrascas, indefensa y temblando de miedo, adentrándome en el páramo húmedo y frío del desconsuelo, en las penumbras del ocaso, donde los sueños son pesadillas y las esperanzas derrotas…

Pero la vida se sostiene con suspiros inestables, los rumbos son volubles, el futuro inseguro y errante y las certezas que hoy se posan en la boca, emprenden pronto el vuelo, persiguiendo otros nidos y otras bocas…

Anuncios

Raíces…

Estándar
Revestida de entereza, recubierta de razones para encarar la vida…y sin embargo, a veces, la necesidad de un soporte me lleva al punto de partida, allí donde me arrimo para recargarme, para protegerme de las embestidas, de los envites que me lastiman, el ala milagrosa debajo de la que me siento segura, la que mejor me abriga y me hace olvidar el miedo, la que me acaricia y me mima, la que no necesita palabras, la que solo entrega y no pide, el nido donde reside el amor verdadero, el más sincero, donde me cobijo para descansar, donde me regalan sosiego para  aliviar mis heridas, los brazos que me sostienen y me levantan de las más íntimas caídas…
 
 
 
 dedicatoria: a mis padres, dos almas en una…amor incondicional, entrega absoluta…arroz con leche y canela.

miedos

Estándar

No me avergüenzan mis miedos, me acompañan dondequiera que vaya, confunden mi mente, inquietan mi espíritu, me mantienen alerta…He aprendido a sobrellevar su peso, a caminar con ellos, a seguir palpitando cuando me rozan, a sentir su fuego cuando se pierden por mi interior y amenazan con atenazar el alma…Miedo al dolor, a sufrir, a perder la razón, a que se sequen los ojos y a que se oxiden las ganas, a que el invierno sea eterno, a que se abra el infierno, a las partidas forzosas, a despertar con la mirada repleta de olvido, a perder las fuerzas y darme por vencida, a que se agote el tiempo, a que haya un final…y el peor de los miedos, el miedo a no tener miedo…

Jugamos y perdimos…

Estándar

Jugamos al amor, a detener el tiempo, a exprimir los días y las noches, a pensar en presente…
Jugamos a vivir en una isla desierta, siendo héroes del universo, cazadores de ilusiones, de puestas de sol, de utópicos paraísos y eternas pasiones…
Jugamos a ser libres como el soplar del viento, a ser dueños de nuestro destino, a vestir de primavera el invierno, huyendo siempre del frío, de las palabras vacías y corrosivas que rompen la calma, de las dudas que envenenan el alma…
Jugamos y perdimos, arriesgamos y fuimos vencidos…olvidamos cubrir nuestras espaldas, tender una red al final del abismo para protegernos de la posible caída… perdimos y acabamos heridos, abatidos por las tormentas y traicionados por la vida…agotando las promesas que no estaban escritas,que nacieron condenadas a morir en el olvido…

Cuarenta años no es nada…Concurso de microrelatos:”Cuarenta años no es nada…”

Estándar

Cuarenta años no es nada… si se mira hacia atrás, para buscar en el archivo de los recuerdos dormidos y desempolvar las viejas postales que marcan las huellas del camino, los pasos seguros  y  aquellos  que desde el primer momento llevaban tatuado el  estigma del desengaño y que fueron componiendo el destino, encajando las piezas una a una a fuerza de latidos. No es nada, si se mira con los ojos de quien ha VIVIDO la VIDA, de aquel que supo sacarle partido hasta a los días más oscuros, del que aplacó las tormentas y templó el frío.

Cuarenta años no es nada, si se mira hacia adelante, hacia el eterno infinito, donde se pierden los sueños y se vacían las palabras, donde lo único cierto es lo incierto, donde  la luz es un reflejo errante, viajero, pasajero del tiempo. No es nada, si miramos a través de los ojos de un niño, limpios y serenos, cargados  de mágica inocencia para atisbar el futuro…

prefiero que me sorprenda la vida a que lo haga la muerte…

Estándar
Hubo un instante que fue eterno, que buscó parar el tiempo, para solo sentir y no pensar, para quedarme varada en la alegría que se comparte, como en un sueño, o en algún tipo de leyenda o cuento, como en una postal que recrea lo mejor de un momento, con la magia del sonido del mar de fondo, susurrando en voz baja y los olores del cielo y del viento…
Hubo un instante en que no había ni pasado ni futuro, tan solo el hambre de devorar el día, notas de felicidad sin fecha, una primavera eterna…
Hubo un instante que fue para siempre, un atardecer dorado, un remolino de emociones desbordadas, intenso, lleno de locura, que puso el mundo al revés, cargado de pasión y de aventura, espléndido y hermoso, inesperado, que nos hizo subir a las estrellas y nos embriagó el ánimo de vida…

Queda prohibido tener miedo a la vida y sus compromisos, no vivir cada día como si fuera el último suspiro. Pablo Neruda

una mirada…

Estándar

Todo fue tan repentino que no se bien que pasó…los caprichos del azar me llevaron a tu vida y me dejaron pegada a tu piel…Fue un día cualquiera, nos miramos y … el cielo se abrió, y sentí el corazón ligero y supe que seríamos uno, un mundo, un alma partida en dos, gravitando al mismo compás y temblando de amor…Hubo emociones de todos los colores que nos acompañaron cuando se paró el reloj, cuando se rompió la tarde y se escondió el sol, y nos hablamos sin palabras, sin rozarnos nos tocamos, lo imposible se hizo posible…fuimos un sueño que se fundió en el viento, un pedazo de luna, la mejor excusa para perder la cordura y olvidar la razón…

Al contacto del amor todo el mundo se vuelve poeta.Platón

Cartas que no vieron la luz